Instrumentum Laboris del Sínodo: una Iglesia en misión

Escrito el 09/07/2024
Pablo Ambrosio


¿Cómo puede la Iglesia ser más sinodal y misionera? Esta es la pregunta central del Instrumentum laboris (IL) para la próxima sesión del Sínodo de los Obispos, programada del 2 al 27 de octubre, que será la segunda parte de la XVI Asamblea General Ordinaria, después de la celebrada en 2023. El IL, publicado hoy, martes 9 de julio, y presentado en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, no brinda "respuestas prefabricadas", sino que ofrece "indicaciones y propuestas" sobre cómo la Iglesia puede responder a la necesidad de ser "sinodal en misión", buscando ser una Iglesia más cercana a las personas, menos burocrática, que sea casa y familia de Dios, donde todos los bautizados sean corresponsables y participen activamente en sus diferentes ministerios y roles.

Las cinco partes del documento

El documento está organizado en cinco secciones: introducción, fundamentos y tres partes centrales. La introducción repasa el camino recorrido y destaca los logros alcanzados, como la metodología sinodal de la Conversación en el Espíritu. Los fundamentos (nn. 1-18) se centran en la sinodalidad como un camino de conversión y reforma, subrayando la misión de la Iglesia como signo de unidad y reconciliación en un mundo dividido. Además, se destaca la importancia de valorar a la mujer en la Iglesia, reconociendo sus carismas y vocaciones, y se aboga por una mayor participación femenina en los procesos de discernimiento y toma de decisiones eclesiales, así como en puestos de responsabilidad.

Parte I - Relaciones con Dios, entre hermanos y entre Iglesias

Tras la introducción y los fundamentos, el IL examina las relaciones (nn. 22-50) que permiten a la Iglesia ser sinodal en la misión. Estas relaciones incluyen las conexiones con Dios Padre, entre los fieles y entre las Iglesias. Los carismas y ministerios son esenciales para promover la justicia, la paz y la esperanza en el mundo. La voz de los jóvenes también se hace presente, pidiendo una Iglesia no burocrática, sino basada en relaciones vivas y dinámicas.

Parte II - Caminos formativos y discernimiento comunitario

El documento aborda los itinerarios de formación y discernimiento comunitario (n. 51-79), necesarios para la toma de decisiones adecuadas y la participación de todos en la vida de la Iglesia. Se destaca la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas en todos los niveles eclesiales para fomentar la confianza mutua y la corresponsabilidad en la misión común.

Parte III - Los lugares del diálogo ecuménico e interreligioso

El IL explora los contextos concretos (n. 80-108) donde toman forma las relaciones y los caminos de la Iglesia, invitando a superar una visión estática de las relaciones eclesiales. Se enfatiza la necesidad de un diálogo ecuménico, interreligioso y cultural, adaptándose a la nueva situación del camino ecuménico hacia la unidad visible de los cristianos.

Conclusión

El documento concluye con una invitación a continuar el camino como "peregrinos de la esperanza", mirando hacia el Jubileo de 2025. Cada pregunta contenida en el IL busca ser un servicio a la Iglesia y una oportunidad para sanar las heridas más profundas de nuestro tiempo.

Vatican News